Enfermedades asociadas al lipedema

En nuestra experiencia clínica, observamos la presencia de diversas enfermedades asociadas al lipedema. Algunas de ellas están descritas en las publicaciones científicas, pero otras no.

Según nuestra teoría, las cinco enfermedades asociadas al Lipedema serían las siguientes:

¿Qué es el lipedema?

Enfermedades asociadas al lipedema

Hiperpermeabilidad intestinal

El intestino actúa como una barrera o filtro de todo aquello de lo que nos alimentamos, permitiendo absorber los nutrientes y al mismo tiempo desechar los virus, fagos, hongos y bacterias.

Es importante considerar que, habitualmente, todo lo que ingerimos presenta ciertas cantidades de virus, hongos y bacterias presentes en el polvo ambiental. Esta barrera o filtro, compuesta por tres capas (mucus, endotelio y lámina propia) es la encargada de evitar que dichos microorganismos atraviesen el intestino una vez superada la barrera digestiva, y que no lleguen a la circulación general.

La hiperpermeabilidad intestinal se produciría en una situación en la que este filtro no funcionara bien, permitiendo el paso de estos patógenos y generando una situación inflamatoria en todo el organismo (conocida también como inflamación crónica de bajo grado).

Enfermedades causantes de la hiperpermeabilidad intestinal

Sabemos que existen varias enfermedades que pueden causar hiperpermeabilidad intestinal, que enumeramos a continuación:

  1. Enfermedades relacionadas con el gluten:
    • Sensibilidad no celíaca al trigo / gluten
    • Enfermedad celíaca
    • Alergia al gluten no mediada por histamina
  2. Intolerancia a oligosacáridos, disacáridos, monosacáridos y polioles fermentables (carbohidratos de cadena corta) que el intestino delgado absorbe mal (FODMAP) / Síndrome del intestino irritable (IBS).
  3. Intolerancia a aglutininas / lectinas y saponinas.
  4. Disbiosis (el SIBO es un tipo de disbiosis)
  5. Intolerancia a la lactosa y a la caseína.

Síndrome de hiperlaxitud ligamentosa benigna

  • La Hiperlaxitud Ligamentosa Benigna consiste en que los ligamentos están laxos, y por tanto no sujetan estrechamente las articulaciones.
  • Su diagnóstico se hace con el test de Beighton. Es muy frecuente que las mujeres con Hiperlaxitud Ligamentosa Benigna refieran una gran capacidad para el movimiento articular (flexibilidad) durante su infancia y juventud teniendo grandes aptitudes para el ballet, la gimnasia y otras actividades físicas.
  • Con el tiempo esta afectación repercutirá negativamente en aquellas articulaciones que sujetan peso, siendo la columna lumbar la primera afectada lo que propiciará la aparición de lumbalgias, sensación de espalda cargada e incluso con el tiempo hernias y protusiones discales.
  • La afectación de la cadera podrá producir artrosis de cadera muy a largo plazo, pero en nuestra experiencia clínica observamos de manera frecuente la aparición de trocanteritis bilateral.
  • También en la rodilla es frecuente la aparición de condromalacia rotuliana que producirá dolor ante ejercicios de impacto, como la marcha, flexiones de rodilla o subir las escaleras.
  • Es muy característico la inestabilidad del tobillo, presentando frecuentes torceduras especialmente bajo determinadas circunstancias como el uso de tacones o andar sobre pisos irregulares. Sin embargo, dado que el ligamento es laxo, cede pero no se rompe por lo que los esguinces son poco frecuentes.

Disfunción ovárica inflamatoria

  • La principal característica de la disfunción ovárica inflamatoria, es que las menstruaciones, entre los 12 y 20 años, son muy dolorosas hasta el punto de tener que tomar analgésicos e incluso alterar el desarrollo de la vida normal (faltas a clase o al trabajo).
  • Es menos frecuente, pero también observamos que las menstruaciones son muy abundantes o muy escasas y erráticas (no son de 28 días) en esa franja de edad.
  • En ocasiones también observamos que, por estas alteraciones de la menstruación, estas pacientes acudieron al ginecólogo, y se les medicó con anticonceptivos orales.
  • Esta toma de anticonceptivos orales puede haber producido una más rápida evolución del Lipedema.
  • Creemos que con el transcurso de los años y solo en algunos casos, pudiera ser la causa de la aparición de quistes ováricos, miomas, baja fecundidad o endometriosis y en ocasiones adelanto de la menopausia.

Patología tiroidea

  • Aunque está descrita en muchos estudios científicos, en relación con el lipedema, la patología tiroidea no suele aparecer hasta edades por encima de los 50 a 55 años.
  • Es por ello por lo que habitualmente hacemos ecografía tiroidea en el estudio diagnóstico. Esto nos ha demostrado la alta frecuencia de nódulos tiroideos en una gran parte de las mujeres con lipedema. También hemos observado la aparición de nódulos paratiroideos. En el Instituto del Lipedema, realizamos ecodoppler y elastografía tiroidea para un correcto diagnóstico.
  • Por otro lado, son frecuentes en las pacientes con lipedema los antecedentes de enfermedad tiroidea en la familia, más habitualmente en los mayores de 60 años (especialmente en las mujeres).

Alergias e hiperreactividad bronquial​

  • La frecuencia de diversas alergias (alergia al níquel, alergia al polvo, alergia a pólenes, alergia a epitelios de animales, etc) en mujeres que padecen lipedema, es algo más elevada que en la población general. Además, en muchas ocasiones han padecido de asma, rinitis alérgica o bronquitis de repetición en su juventud o madurez.